Psicología

Adicción a la comida: ¿cómo salir de ella?

Adicción a la comida

Hay algunos alimentos (patatas fritas, palomitas de maíz, cacahuetes, chocolate, etc.) que son adictivos. ¿Pero cuál es el límite entre la preferencia y la adicción? Cuando estos alimentos se convierten en “drogas”, ¿es difícil decir que no?

¿Qué es la adicción a la comida?

Por adicción, entendemos una alteración del comportamiento que de un simple o común hábito se convierte en una búsqueda incontrolable de placer a través de medios, sustancias o comportamientos que conducen a la condición patológica. La adicción hace que uno pierda la capacidad de controlar el hábito.

La preferencia, en cambio, es una elección entre alternativas y la posibilidad de ordenar estas últimas sobre la base de la felicidad, satisfacción, gratificación, disfrute, utilidad que proporcionan. Lamentablemente, la preferencia en sí misma no está en sintonía con la salud, sino que se guía por la memoria y la experiencia.

¿Por qué te vuelves adicto?

La adicción a la comida puede ser física y psíquica. Está directamente relacionado con factores psicológicos y crea una forma de adicción similar a la del tabaco, el alcohol, las drogas. Al mismo tiempo, también hay una conexión con la ingesta de alimentos con alto contenido de grasa, que aumentan el deseo de consumir más y más de ellos. Una patata frita lleva a otra. Esto ocurre especialmente con los alimentos ricos en grasas: no puedes limitarte y seguir comiéndolos.

la adiccion de alimentos en grasa

¿Por qué son adictivos los alimentos grasos?

La ingesta de grasa, desde el momento en que se percibe el sabor en la boca, desencadena una señal que llega al cerebro y de ahí al intestino en forma de estímulo. Aumenta la producción de endocannabinoides ( compuestos similares a los presentes en la marihuana ). Los endocannabinoides, a su vez, envían señales al cerebro para requerir la ingesta de otras grasas. Este es un círculo vicioso que deja claro por qué el deseo difícilmente puede ser satisfecho.

Factores psicológicos subyacentes a la adicción

Es una búsqueda compulsiva de placer impulsada por el excesivo funcionamiento de la región del cerebro regulada por la dopamina. Las vías de la dopamina conectan el sistema límbico, que se ocupa de las emociones , con el hipocampo, que es responsable de la memoria.

De esta manera, las actividades placenteras están ligadas a recuerdos intensos y tentadores. El problema surge cuando la memoria y el deseo de repetir la actividad placentera (en este caso representada por la comida), se apoderan de la libertad de elección en la vida de la persona.

La dopamina se eleva por encima de los límites, rompiendo los frenos inhibidores. La funcionalidad de los lóbulos frontales, responsables del control y la fuerza de voluntad, se reduce en aquellos que sufren de adicción, con el resultado de tener un refuerzo del comportamiento disfuncional.

la adiccion a la comida por uso de escape

Adicción a la comida: ¿qué hacer para salir de ella?

Educación alimentaria

Ciertamente, los hábitos familiares, escolares y extracurriculares contribuyen al aprendizaje de un estilo de vida alimenticio que con el tiempo toma una forma diferente para cada individuo. Si un niño o adolescente crece en un entorno en el que se consumen alimentos poco saludables, en el que falta información adecuada sobre la calidad de los alimentos y su ingesta, será más probable que desarrolle una adicción a los alimentos.

Técnicas de autoayuda

En los últimos años, el tratamiento de los trastornos de la alimentación ha mejorado considerablemente. Hoy en día existen varios tratamientos cuya eficacia ha sido demostrada por rigurosos estudios controlados. En los casos que no se pueden manejar con las técnicas de autoayuda , es necesario consultar a un equipo de especialistas en el tratamiento de los trastornos de la alimentación (psicoterapeutas, dietistas, médicos con formación específica), que utilizan el mismo lenguaje terapéutico. Además, siguen a la persona paso a paso de forma progresiva y mediante una metodología de colaboración.

 

Deje su comentario

Click here to post a comment

Síguenos