Dietas y Nutrición

La grasa no es mala… Entonces, ¿por qué comer carne magra?

carne bovia la grasa de la carne

Pese a que la carne a menudo se considera poco saludable porque tiene un alto contenido de grasas saturadas, pero toda la grasa no es mala.

Por esta razón, la carne (especialmente la carne grasa) ha sido demonizada.

Pero nuevos estudios han demostrado que las grasas saturadas son inofensivas... y la carne ha vuelto como un alimento saludable.

Dicho esto, existen algunas preocupaciones potenciales con respecto a la composición de ácidos grasos de las carnes levantadas “convencionalmente”.

Elegir magro también es apropiado para las personas que consumen una dieta alta en carbohidratos, o que necesitan aumentar el consumo de proteínas mientras mantienen bajas las calorías.

Este artículo examina detalladamente las carnes magras y grasas, lo que hay que tener en cuenta y cómo tomar las decisiones correctas dependiendo de sus propios objetivos y preferencias.

Diferencias en calorías y macronutrientes

La diferencia más obvia entre las carnes magras y las grasas es el contenido de grasa... con las carnes grasas siendo mucho más altas en grasa total.

Dado que la grasa contiene 9 calorías por gramo, en comparación con 4 calorías por gramo para las proteínas, las carnes grasas también tienen más calorías.

Por ejemplo, diferentes partes de 100 gramos (3.5 oz) de pollo contienen:

  • Seno (magro): 165 calorías con 4 gramos de grasa y 31 gramos de proteína.
  • Alas, carne y piel (grasa): 290 calorías con 19 gramos de grasa y 27 gramos de proteína.

Como puede ver, un trozo de pollo graso contiene casi el doble de calorías que un trozo de pollo magro.

►En resumidas cuentas:

La principal diferencia entre las carnes magras y las grasas es la cantidad de grasa. Las carnes grasas también son mucho más altas en calorías totales.

Diferencias en micronutrientes

La carne es un alimento increíblemente nutritivo. Contiene un poco de casi todo lo que necesitamos.

Sin embargo, hay algunas diferencias sutiles en los micronutrientes (vitaminas y minerales) entre las carnes grasas y magras.

La principal diferencia es que las carnes grasas tienden a ser más altas en vitaminas liposolubles. Esto incluye las vitaminas A, D, E y K2.

Dicho esto, la diferencia en micronutrientes no es grande y ciertamente no es una razón de peso para elegir un tipo de carne sobre el otro.

Si desea maximizar la cantidad de nutrientes que obtiene de los alimentos de origen animal, entonces considere comer regularmente carnes de órganos como el hígado.

►En resumidas cuentas:

Las carnes grasosas pueden ser ligeramente más altas en vitaminas liposolubles que las carnes magras, pero la diferencia no es muy grande.

Los animales de hoy son alimentados de una manera que hace que la carne sea significativamente más baja en ácidos grasos omega-3

Nuestro entorno alimentario ha cambiado desde los albores de la agricultura.

Ha cambiado aún más drásticamente en los últimos cientos de años y se ha transformado completamente en las últimas décadas.

En aquellos tiempos, nuestros antepasados paleolíticos comían mucha carne… pero de animales salvajes que cazaban.

Estos animales vagaban libres, comiendo hierba o insectos o lo que sea que ellos prefirieran.

Compare eso con los animales de hoy, que por lo general están encerrados en su interior y se alimentan con alimentos antinaturales basados principalmente en maíz y soja.

La verdad es que… no importa lo que comamos. También importa lo que comemos, lo que comemos.

Los animales que son alimentados con granos contienen significativamente menos ácidos grasos Omega-3 que los animales que son alimentados con pasto, que es el alimento que evolucionaron para comer.

Sin embargo, todavía contienen mucho Omega-6, por lo que su relación Omega-6:Omega-3 está distorsionada.

El problema es… que necesitamos comer estos ácidos grasos en un cierto equilibrio. La mayoría de las personas hoy en día están comiendo muchos ácidos grasos Omega-6, mientras que su consumo de Omega-3 es bajo.

Por lo tanto, comer muchas carnes grasosas alimentadas con granos puede causar problemas al contribuir a un desequilibrio en su consumo de Omega-6 y Omega-3.

Sin embargo… Personalmente, no estoy convencido de que esto sea algo de lo que deba preocuparse.

Mientras usted esté evitando las fuentes más grandes de ácidos grasos Omega-6 (aceites vegetales procesados), entonces los beneficios de evitar las carnes criadas convencionalmente pueden no valer la pena el esfuerzo.

Si está tratando de optimizar su consumo de Omega-6 y Omega-3, entonces puede comer sólo carnes alimentadas con pasto, o puede elegir carnes magras y complementar su dieta con otras grasas más saludables en su lugar.

Si usted come carnes grasosas criadas convencionalmente, entonces asegúrese de que su consumo de Omega-3 sea adecuado comiendo pescado graso o tomando aceite de pescado regularmente.

►Conclusión:

Las carnes criadas “convencionales” tienden a ser mucho más bajas en ácidos grasos Omega-3 que la carne de animales alimentados con una dieta natural. Es importante tomar algunas medidas para asegurarse de que usted obtenga suficientes Omega-3.

Si la ingesta de proteínas es una prioridad, entonces la carne magra es una mejor opción

Los estudios demuestran que un alto consumo de proteínas puede tener varios beneficios para la pérdida de peso y la composición corporal.

Para algunas personas….. especialmente atletas, culturistas y personas que necesitan perder peso, enfatizar las proteínas es una buena idea.

En estas circunstancias, la carne magra es una opción mucho mejor, porque obtener la misma cantidad de proteína de la carne grasa también traería consigo una tonelada entera de calorías.

Por ejemplo, los culturistas que quieran comer 200 gramos de proteína fácilmente sobrepasarían su límite de calorías si obtuvieran toda la proteína de la carne grasa.

►En resumidas cuentas:

Elegir carne magra en lugar de grasa es importante si necesita comer más proteínas sin aumentar la ingesta total de calorías.

Si la grasa no es mala…

En una dieta baja en carbohidratos (especialmente Keto), las carnes grasosas son generalmente una mejor opción

Todo en nutrición depende del contexto.

El que un alimento sea “bueno” o “malo” puede depender enteramente del individuo.

Una variable importante a la hora de determinar el papel de los alimentos grasos es la ingesta individual de carbohidratos.

Numerosos estudios muestran que comer pocos carbohidratos (una dieta baja en carbohidratos) conduce a beneficios impresionantes para la salud.

Cuando usted no come muchos carbohidratos, necesita obtener energía de las grasas de la dieta en su lugar. De lo contrario, terminarás muriéndote de hambre y abandonando la dieta.

Por lo tanto, si la grasa no es mala, las carnes grasas son un alimento perfecto para las personas que consumen una dieta baja en carbohidratos y cetonas.

Pero para las personas que comen una cantidad de carbohidratos de moderada a alta, es mejor elegir carne magra. Comer alto en carbohidratos y alto en grasas al mismo tiempo es una mala idea.

Mensaje para llevar a casa

Al final del día, la principal diferencia entre las carnes magras y las grasas es el contenido de grasa (y calorías).

Para las personas que consumen una dieta baja en carbohidratos o cetogénica, en general, más grasa es algo bueno.

Pero para otros, mantener las calorías bajas y las proteínas altas puede ser una mejor opción.

Entonces, por supuesto, comer carne sin procesar es crucial… no importa si es grasa o no. La carne procesada no es saludable.

►En resumen….

1. Si está comiendo bajo en carbohidratos, escoja carne grasa, puesto que como vimos, la grasa no es mala conceptualmente.

2. Si usted está comiendo carbohidratos de moderados a altos, o necesita aumentar el consumo de proteínas sin aumentar las calorías, entonces escoja carne magra.

3. Siempre coma carne no procesada y elija carne alimentada con pasto o criada en pastizales si está disponible y es asequible.

Eso es todo.

Deje su comentario

Click here to post a comment