Guía de Salud

Pierna fracturada: síntomas, tratamiento y tiempo de recuperación

Pierna fracturada

Una pierna fracturada o rota es una fractura o fisura en uno de los huesos de la pierna. También se conoce como fractura de pierna.

Se puede producir una fractura en el:

  • Fémur. El fémur es el hueso por encima de la rodilla. También se llama hueso del muslo.
  • Tibia. También llamada espinilla, la tibia es el hueso más grande de los dos huesos que se encuentran debajo de la rodilla.
  • Peroné. El peroné es el más pequeño de los dos huesos por debajo de la rodilla. También se llama hueso de ternera.

Los tres huesos de tu pierna son los más largos de tu cuerpo. El fémur es el más largo y fuerte.

Síntomas de una pierna rota

Debido a que se necesita tanta fuerza para romperla, una fractura de fémur suele ser obvia. Las fracturas en los otros dos huesos de su pierna pueden ser menos obvias.
Los síntomas de las roturas en los tres podrían incluir:

  • dolor intenso
  • el dolor aumenta con el movimiento
  • hinchazón
  • moretones
  • la pierna parece deformada
  • la pierna parece acortada
  • dificultad para caminar o incapacidad para caminar

Causas de una pierna fracturada

Las tres causas más comunes de una fractura de pierna son:

  1. Trauma. Una pierna fracturada podría ser el resultado de una caída, un accidente automovilístico o un impacto al practicar deportes.
  2. Uso excesivo. La fuerza repetitiva o el uso excesivo pueden provocar fracturas por sobrecarga.
  3. Osteoporosis. La osteoporosis es una afección en la cual el cuerpo está perdiendo demasiado hueso o produciendo muy poco hueso. Esto resulta en huesos débiles que son más propensos a romperse.

Tipos de huesos fracturados

El tipo y la gravedad de una fractura ósea depende de la cantidad de fuerza que causó el daño.

Los tipos comunes de fracturas óseas incluyen:

  • Fractura transversal. El hueso se rompe en una línea horizontal recta.
  • Fractura oblicua. El hueso se rompe en una línea en ángulo.
  • Fractura en espiral. El hueso se rompe en una línea que rodea el hueso. Generalmente es causada por una fuerza de torsión.
  • Fractura conminuta. El hueso se rompe en tres o más pedazos.
  • Fractura estable. Los extremos dañados del hueso se alinean cerca de la posición antes de la fractura. Los extremos no se mueven con un movimiento suave.
  • Fractura abierta (compuesta). Fragmentos de hueso sobresalen a través de la piel o el hueso emerge a través de una herida.

Tratamientos por una pierna quebrada

La forma en que el médico trata la fractura de la pierna depende de la ubicación y el tipo de fractura. Parte del diagnóstico de su médico es determinar en qué clasificación se encuentra la fractura.
Estos incluyen

  • Fractura abierta (compuesta). La piel es perforada por el hueso roto o el hueso emerge a través de una herida.
  • Fractura cerrada. La piel circundante no está rota.
  • Fractura incompleta. El hueso está agrietado, pero no separado en dos partes.
  • Fractura completa. El hueso se rompe en dos o más partes.
  • Fractura desplazada. Los fragmentos de hueso a cada lado de la fractura no están alineados.
  • Fractura de palo verde. El hueso está agrietado, pero no hasta el final. El hueso está “doblado”. Este tipo ocurre típicamente en los niños.

El tratamiento primario para un hueso roto es asegurarse de que los extremos del hueso estén bien alineados y luego inmovilizar el hueso para que pueda sanar adecuadamente. Esto comienza con el ajuste de la pierna.

Si se trata de una fractura desplazada, es posible que el médico tenga que maniobrar las piezas de hueso hasta la posición correcta. Este proceso de posicionamiento se denomina reducción. Una vez que los huesos están en la posición correcta, la pierna se inmoviliza típicamente con una férula o yeso hecho de yeso o fibra de vidrio.

Cirugía

En algunos casos, es necesario implantar quirúrgicamente dispositivos de fijación interna, como varillas, placas o tornillos. Esto a menudo es necesario en el caso de lesiones tales como:

  • Fracturas múltiples
  • Fractura desplazada
  • fractura que dañó los ligamentos circundantes
  • Fractura que se extiende en una articulación
  • Fractura causada por un accidente de aplastamiento
  • Fractura en ciertas áreas, como el fémur

En algunos casos, el médico puede recomendar un dispositivo de fijación externo. Esta es una estructura que está por fuera de la pierna y se fija a través del tejido de la pierna hasta el hueso.

Medicamentos

El médico puede recomendar analgésicos de venta libre como el acetaminofeno o el ibuprofeno para ayudar a reducir el dolor y la inflamación. 

Si hay dolor intenso, su médico podría recetarle un medicamento para aliviar el dolor más fuerte.

Terapia física

Una vez que la pierna esté fuera de su férula, yeso o dispositivo de fijación externo, el médico puede recomendar fisioterapia para disminuir la rigidez y devolverle el movimiento y la fuerza a la pierna en curación.

Complicaciones de una pierna fracturada

Hay complicaciones que pueden surgir durante y después del proceso de curación de su pierna fracturada. Estos pueden incluir:

    • Osteomielitis (infección ósea)
    • Daño a los nervios por la ruptura del hueso y la lesión de los nervios cercanos
    • Daño muscular debido a la ruptura del hueso cerca de los músculos adyacentes
    • Dolor articular
    • Desarrollo de osteoartritis años después por una mala alineación ósea durante el proceso de curación

Qué hacer durante la recuperación de una pierna rota

Podría tomar de varias semanas a varios meses para que su pierna fracturada sane. Su tiempo de recuperación dependerá de la gravedad de la lesión y de cómo siga las instrucciones de su médico.

Si usted tiene una férula o yeso, su médico podría recomendarle que use muletas o un bastón para mantener el peso fuera de la pierna afectada durante seis a ocho semanas o más.

Si usted tiene un dispositivo de fijación externo, lo más probable es que su médico se lo quite después de unas seis a ocho semanas.

Durante este período de recuperación, hay buenas probabilidades de que el dolor se detenga mucho antes de que la fractura este lo suficientemente curada como para manejar la actividad normal.

Después de retirar el yeso, el aparato ortopédico u otro dispositivo de inmovilización, el médico puede sugerirle que continúe limitando el movimiento hasta que el hueso esté lo suficientemente sólido como para que usted regrese a su nivel típico de actividad.

Si su médico recomienda fisioterapia y ejercicio, puede tomar varios meses o incluso más tiempo para completar la curación de una fractura severa de pierna.

Otros factores

El tiempo de recuperación de una pierna fracturada también puede verse afectado por:

  • su edad
  • cualquier otra lesión que haya ocurrido cuando se rompió la pierna
  • infección
  • afecciones subyacentes o problemas de salud que no estén directamente relacionados con la fractura de la pierna, como la obesidad, el consumo excesivo de alcohol, la diabetes, el tabaquismo, la desnutrición, etc.

Conclusiones

Si cree o sabe que se ha roto la pierna, busque atención médica inmediata.

La fractura de una pierna y el tiempo de recuperación tendrán un gran impacto en su movilidad y estilo de vida. Sin embargo, cuando se trata de manera oportuna y apropiada, es común que se recupere la función normal.

 

Deje su comentario

Click here to post a comment