Dietas y Nutrición

Por qué engordas: las 7 causas además de la comida

Por qué engorda

¿Por qué engordas? Además de la dieta, hay muchos factores que pueden hacerte engordar y debes saber cuáles son y cómo tratarlos. De hecho, no es necesariamente lo que está en tu plato lo que te hace ganar peso. Junto con la dieta, hay 7 posibles razones para tu repentino aumento de peso.

Averigua por qué está engordando en nuestra guía. Te darás cuenta de que tu no perfecta forma física no siempre se asocia sólo con lo que comes.

Por qué engordas: 7 razones además de la comida.

1 – Hipotiroidismo

Por qué engordas hipotiroidismo

El Hipotiroidismo es una condición muy frecuente, especialmente en las mujeres. Suele ser la consecuencia del daño glandular después de una inflamación de origen autoinmune (Tiroiditis).

Las hormonas tiroideas regulan el metabolismo. Una deficiencia de estas hormonas, como se observa en el Hipotiroidismo, reduce el gasto de energía y, en consecuencia, una manifestación clásica es el aumento de peso refractario a la dieta, así como el aumento del colesterol en plasma. Y es por eso que aumentas de peso.

Para hacer el diagnóstico, sólo hay que hacer los análisis de sangre FT3 y FT4. Estas son las hormonas de la tiroides y la TSH, la hormona que estimula la producción de hormonas tiroideas. En caso de que las pruebas confirmen el hipotiroidismo, se aconseja consultar a un endocrinólogo que podrá sugerir el tratamiento más adecuado, incluido el control del peso.

2 – Amenorrea.

Por qué engordas

La falta de ciclo menstrual durante un período superior a seis meses es muy frecuente. Entre las causas se encuentran los trastornos alimentarios y el estrés. En este caso, se habla de Amenorreasecundaria y de un aumento de los niveles de insulina.

Esta condición crea un desequilibrio hormonal que reduce la producción de LH, la hormona que estimula la ovulación y promueve la transformación de la glucosa que, en lugar de ser utilizada para los procesos metabólicos energéticos, se almacena en forma de lípidos.

Comer alimentos sanos, variados y equilibrados, llenarse de fruta, verdura y vitaminas del complejo B puede ayudar a regularizar tu condición. De hecho, la Vitamina B, llamada la vitamina de la mujer, es muy importante para la fertilidad y para la formación de las hormonas sexuales femeninas. La deficiencia de Vitamina B se asocia con la ausencia de la ovulación u otras disfunciones. Sin embargo, se recomienda hacerse un chequeo ginecológico para descartar problemas más graves.

3 – Una microbiota desequilibrada.

Por qué engordas

Los estudios a fondo de la Microbiota intestinal, la flora bacteriana que puebla el intestino, han revolucionado los conocimientos en los campos gastroenterológico y metabólico. Una gran cantidad de pruebas científicas ha revelado que la microbiota de los obesos es diferente de la de los no obesos.

Algunas bacterias pueden completar la digestión de los componentes de los alimentos (como la Fibra), que de otro modo no estarían disponibles para su absorción, lo que da lugar a una mayor ingesta calórica.

Además, parece que algunas bacterias promueven el paso a través de la barrera intestinal de ciertas fracciones (lipopolisacáridos) que alimentan la inflamación crónica. La Microbiota alterada no es a menudo más que la consecuencia de una nutrición incorrecta.

Por eso, no es sólo la cuota calórica de una dieta lo que cuenta para el aumento o la disminución del peso corporal.

En condiciones saludables, una dieta sana es suficiente para asegurar la correcta ingesta de Probióticos, que ayudan a preservar el equilibrio de la flora intestinal.

Los alimentos que son naturalmente más ricos en ella son Yogur, Kéfir , Leche o productos lácteos a los que se han añadido Probióticos. Sin embargo, en situaciones patológicas puede ser necesario utilizar suplementos.

4 – La Cortisona.

Por qué engordas

La Cortisona es una hormona endógena producida por la glándula suprarrenal, pero también es un fármaco utilizado en muchas enfermedades. ¿Por qué subes de peso con la cortisona? Esta hormona tiene una acción metabólica, promoviendo el aumento de la glucosa en la sangre, con la correspondiente respuesta de la insulina y la posibilidad de aumentar de peso.

Ciertamente no es un mecanismo de aumento de peso frecuente, pero puede afectar la retención de agua y promover la hinchazón. Así que si estás a dieta y tomas cortisona probablemente sólo necesites paciencia y perseverancia. Pero los resultados vendrán, especialmente si adoptas un estilo de vida saludable y haces ejercicio.

5 – Dormir poco.

Por qué engordas

Las últimas investigaciones han revelado que dormir al menos 7-8 horas por noche es esencial para evitar la obesidad. Josiane Broussard y sus colegas del Centro Médico Cedars-Sinai de Los Ángeles han demostrado que una noche de privación total de sueño equivale a 6 meses de una dieta alta en grasas, en lo que respecta al riesgo de sensibilidad a la insulina y, por lo tanto, al aumento del riesgo de diabetes.

Si tu cuerpo se vuelve menos sensible a la insulina, necesita producir más insulina para mantener estable el azúcar en la sangre. Esto puede conducir a la diabetes de tipo 2, una enfermedad en la que la respuesta del cuerpo a la insulina no funciona correctamente y hay demasiado azúcar en la sangre. Dormir bien es esencial para mantener estables los niveles de azúcar en la sangre y reducir el riesgo de enfermedades como la diabetes y la obesidad.

Además, otros estudios han demostrado que el poco sueño crea un desequilibrio hormonal. ¿Por qué subes de peso? Al bajar los niveles de Leptina, la hormona responsable de comunicar al cerebro que la cantidad de comida consumida es suficiente, mientras que las de Grelina, la hormona predispuesta a estimular el apetito aumentan. El resultado es que se consumen dulces, alimentos grasos y muy salados y todo se desequilibra.

Para conciliar el sueño aumenta el consumo de Fibras, Frutas y Verduras. Elige cocción ligera para tu comida y bebe tés de hierbas. Manténte en horas regulares, evita dormir y tomar siestas durante el día. No te pongas pesada con la cena y trata de hacer ejercicio regularmente.

El Arroz, la Avena, los Plátanos, la Lechuga y las Almendras pueden ayudarte a relajarte y a dormir.

6 – ¿Por qué engordas?: Resistencia a la insulina.

Por qué engordas

La resistencia a la insulina representa una condición muy frecuente, casi característica de los obesos. El exceso de tejido adiposo es casi siempre el lugar de la inflamación crónica. Esta condición determina la síntesis de sustancias llamadas Adipokinas, algunas de las cuales contrarrestan la acción de la insulina reduciendo su función.

En respuesta, el Páncreas tiende a producir más de ellos (creando un estado de Hiperinsulinismo) y esto favorece el depósito ulterior de tejido adiposo y por eso aumentas de peso.

Además, los Adipocitos alterados también tienen una producción alterada de leptina, la hormona de la saciedad , que se reduce en las personas con obesidad visceral. La dieta correcta puede estimular algunas enzimas importantes en la regulación de la glucemia, que se altera en caso de resistencia a la insulina.

En estos casos siempre se indica una dieta que puede mejorar la enfermedad con alimentos de bajo índice glucémico. En particular, la Fibra soluble puede actuar como una sustancia muy útil en la diabetes, por esta razón es bueno consumir muchas Alcachofas, Achicoria, Ajo, Cebolla, Manzanas y Naranjas.

Evita los alimentos ricos en azúcares simples, como la miel, la mermelada, el chocolate, el helado, las galletas, los dulces en general y el azúcar. Sí a la actividad física aeróbica, ya que estimula el uso de la glucosa en la circulación en el músculo, a través de receptores específicos.

7 – Disruptores endocrinos: Esmalte, Champú y Laca.

Por qué engordas

Se trata de:

  • ftalatos
  • parabenos
  • pesticidas
  • ácido perfluorooctanoico
  • fosfato de trifenilo
  • compuestos tóxicos.

Tienen la capacidad de aumentar la formación de tejido adiposo, gracias a la posibilidad de imitar, inhibir o, por el contrario, agravar los mecanismos hormonales. ¿Por qué subes de peso? Porque estas sustancias, contenidas en pinturas, pegamentos, aerosoles, cosméticos, lacas de uñas, lacas para el cabello y champú tienen el poder de unirse a las hormonas del sistema endocrino.

La preocupación surge de la rápida absorción del producto por el cuerpo: incluso una sola capa de esmalte de uñas en las uñas implica la ingesta de fosfato de Trifenilo, ya que el cuerpo metaboliza el TPHP y la primera consecuencia es influir en el metabolismo y las hormonas.

Para mantenerte en forma, además de sano, es importante mantenerte fuera de peligro, no sólo de lo que comes, sino también de productos aparentemente inofensivos, que podrían implicar riesgos.

Deje su comentario

Click here to post a comment