Guía de Salud

Psoriasis: una enfermedad crónica que puede controlarse

psoriasis

La psoriasis es una de las afecciones eritematoescamosas más frecuentes que puede aparecer a cualquier edad.

La palabra psoriasis proviene del griego “psora” (picor), vocablo con el que antiguamente Hipócrates denominaba a toda erupción pustulosa, e “iasis” (proliferación anormal).

La dermatóloga Nora Kogan y el reumatólogo Simón Gusis (Argentina), explicaron que la psoriasis es una esfera enfermedad que afecta entre el dos y el 3% de la raza caucásica y que es menos frecuente en otras razas como la amarilla o la negra, en estas últimas se reduce del 0.3 al 0,5%. La psoriasis puede aparecer tanto en niños, adolescentes, adultos y ancianos con dos momentos de mayor incidencia, el primero se produce los 25 años aproximadamente y el segundo en personas mayores de 55 años. Se da en igual proporción tanto en hombres como en mujeres.

Diferentes tipos de psoriasis.

Existen distintos tipos de psoriasis de las cuales las más comunes son:

Psoriasis vulgar: es aquella que afecta a zonas como codos y rodillas tronco piernas brazos y cuero cabelludo.

Psoriasis invertida: afecta los pliegues de la piel como las axilas, ingles, ombligo y pliegues inter glúteo.

Psoriasis eritrodérmica: es cuando se produce un enrojecimiento de más del 80% de la superficie corporal (poco frecuente).

Psoriasis pustulosa: Este tipo de psoriasis puede ser generalizada hoy localizada, suele ser severa e infrecuente.

La psoriasis es hereditaria y no es contagiosa.

psoriasis-trastornos-asociadosLa psoriasis es una enfermedad crónica que evoluciona por brotes porque una vez adquirida es para toda la vida al igual que otras enfermedades como la hipertensión, diabetes, etcétera… Sin embargo no siempre se presenta de la misma manera y tiene la posibilidad de remitir, o sea, no tener lesiones en forma espontánea o a partir de los tratamientos.

Debemos tener en cuenta que la psoriasis no es contagiosa, pero si es hereditaria en forma multifactorial. Existe una predisposición genética y hay múltiples factores desencadenantes o agravantes como las infecciones, traumatismos, el estrés y determinados medicamentos.

Una de las consecuencias más importantes que tiene esta enfermedad es cómo afecta negativamente el estado anímico de las personas. Los especialistas han comprobado que modifica de una manera importante la calidad de vida de los pacientes, generando muchas veces estados de depresión y ansiedad.

Artritis psoriasica: afecta más que la piel.

Entre los síntomas de la artritis psoriasica encontramos dolor espontáneo, dolor a la presión e inflamación de las articulaciones. Pueden estar afectados los dedos provocando dos patologías: la daclitis (llamada comúnmente dedos salchichas) y la entesitis, que es la inflamación de los lugares de unión de los tendones y ligamentos con los huesos. También puede estar afectada la columna y hasta la articulación sacroilíaca. Todos estos síntomas pueden estar acompañados de rigidez matinal y de cansancio (astenia).

La evolución de la artritis psoriasica es impredecible. Puede empezar tanto en forma solapada como con un brote muy intenso. Además un mismo paciente puede tener distintos episodios a lo largo de la vida, de formas diferentes el pronóstico dependerá de la rapidez con que se hace el diagnóstico y de la severidad del tratamiento.

Con respecto a que especialistas se debe consultar ante cualquiera de estos síntomas, los médicos consideran que como generalmente afecta la piel debe iniciarse la consulta con un dermatólogo para lograr no sólo un mejor resultado terapéutico sino tener una mejor calidad de vida.

Cuando se trata de artritis psoriasica, el tratamiento debería estar encarado en conjunto por el dermatólogo y el reumatólogo para de este modo decidir un tratamiento global a la enfermedad.

Psoriasis: tratamientos.

Los profesionales han explicado que el tratamiento dependerá del grado de severidad de la enfermedad pudiéndose utilizar antiinflamatorios no esteroideos, metotrexato, leflunomida y cuando el grado es más severo suelen utilizarse tratamientos biológicos.

En qué se diferencia la artritis psoriasica de la artritis reumatoidea.

La artritis reumatoidea es una enfermedad que predomina en mujeres en edad media de la vida y tienen, en general, el compromiso poliarticular (que afecta cinco o más articulaciones) la artritis psoriasica, en cambio, puede presentarse de formas muy variadas con una o pocas articulaciones afectadas, con o sin el compromiso de la columna, con los llamados dedos en salchicha y se pueden inflamar los sitios de inserción de tendones y ligamentos como por ejemplo el del tendón de Aquiles.

Fuente: Diario de la salud, dermatología práctica.

 

Deje su comentario

Click here to post a comment